Blogia

el factor dorsal

El regreso del hijo de Beckenbauer

El regreso del hijo de Beckenbauer

Este era el camino... y no la indigencia en la escritura. ¿McK9?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El amarillo es sensacional

El amarillo es sensacional

Dirán ustedes que por qué les pido estas cosas de los divorciados y demás. La respuesta, mis amigos, no está flotando en el viento, sino en las mentes de los tipos de la tele. Hace cierto tiempo que intento acabar una Tv Movie y, como habrán comprobado en sus pequeñas pantallas, todas las (españolas) que se emiten son amarillas amarillosas.

Coslada, Paquirri, Marisol, las niñas asesinadas por bakalas... hasta una sobre el Dioni está en marcha (aunque este proyecto me parece más simpático) , y seguro que desde hoy se maquina la del pobre bebé morunillo que la palmó ayer. Esto es así. No se acepta nada diferente... hasta que un día uno de estos programadores/productores/políticos/gestores ve un capítulo de House y se flipa, o ve una peli turca homosexual y se flipa, o come con Guillermo Del Toro y se flipa o le mira el escote a Sofía Loren y se flipa y entonces todo cambia y.... el caos again.

Uno no se consuela porque no quiere así que yo no tendré en cuenta el espíritu chungo de los señores catódicos tanto como ellos creerían. Confío en que siendo daltónico, mi historia la cuente yo con normalidad pero para ellos albergue más cantidad amarilla de la que mis eyeballs perciben... y todos contentos. Con un barniz debe bastar, chicos.

Ahí te quedas

Ahí te quedas

Obligados a dejar de lado las parejas que se separan por lo criminal y a lo corto, permítanme sugerir un cambio que si lo miran bien no es tal: la inmersión en los traumas de un matrimonio a la española en pleno proceso de adiósmuybuenas. ¡No griten despavoridos! Tan sólo sugieran ideas, para eso les quiero. Cuanto más locas mejor. Así nos reímos más.

¡No al suicidio fílmico!

¡No al suicidio fílmico!

Por falta de dinero y exceso de años (experiencias chungas), doña Espe recibirá su cheque de vuelta intacto. Siento haberseos dao la chapa durante estos meses pero... Grasias en de todas maneras.  

El chalete

El chalete

Filmed in two weeks on a budget of 7,000 dollars, El Mariachi was one of the singular pleasures of the 1993-1994 movie season. Kind-spirited guitarist El Mariachi (Carlos M. Gallardo) simply wants to wander through ...

Esto no se lo cree ni el que lo escribió en su día. Si yo fuera tan incrédulo (o tan mentiroso) como él, debería estar supercontento por habérseme concedido un cantidad parecida para hacer un corto en el que no se pone patas arriba ninguna ciudad. Sin embargo, estoy triste porque me hacen falta casi cinco veces más para no volver a suplicar/putear a los colegas de siempre, y ya con estos pelos.

La decisión definitiva acerca de si me lío la manta a la cabeza (y por tanto se comen la manta algunos más) o no, mañana por la tarde en un restaurante de colorines. Si quieren apostar puede ser divertido... Crueles abstenerse.

¡A la esquina!

¡A la esquina!

Suena como castigo si eres un niño con los deberes sin hacer; como parón para el boxeador que ha encontrado hueco entre las costillas de su rival; o como despertador laboral si eres persona que se gana la vida dando amor físico. En mis desayunos suena de manera diferente. En el bar bajo mi curro, cuando el zumo de naranja alivia mi media mañana, solía sentarme en un rincón de la barra a ojear un par de periódicos. Hasta hace unos días. Un señor de muy avanzada edad ha decidido ocupar mi sitio a la misma hora. Nada fuera de normal... si no fuera porque lo hace conmigo dentro. El pobrecito, como si de un instinto inevitable fuera, se hace hueco en los escasos milímetros que me separan de la pared, hasta que obviamente me muevo y me desplazo a otro lugar. Repite la liturgia cada día. Esté libre o no ese metro cuadrado, el señor se coloca ahí. Yo ya no me pongo en la esquina. Él también se pide un zumo de naranja.

Canciones sobre Ex´s (vol 3)

Canciones sobre Ex´s (vol 3)

En las primeras horas del día
me caí con todo el equipo.
Ella estaba totalmente enloquecida
y yo me pasé de listo.

Desde el bar San Juan
hasta el Bada Bing, ¡bang bang!
no llegaría vivo.
Lancé un boomerang con acuse de recibo
en ese valle de lágrimas.

No llegaría vivo allí,
pero no lo sabía todavía.

Tú saliste a lágrima viva
de la sala de máquinas.
Con el bolso lleno de pequeñas monedas
y de grandes mentiras.

Había renunciado a ti
pero no lo sabía todavía.

Una vez más en la vuelta más rápida,
nos quedamos mirándonos,
como aves raras,
y estaba todo claro por fin.

Ya dije adiós a mi corona de espinas.
Adiós, a Dios, adiós sin despedidas.
Estaba todo claro por fin.

En las primeras horas del día
me caí con todo el equipo.

Saliendo del armario

Saliendo del armario

Pues sí, amigos, se confirma. Es la segunda vez que me lo dicen y desde foros y especialidades diferentes, así que me lo voy a creer. Soy daltónico. Poco pero lo soy. Primero el oculista, ahora la mutua del trabajo. Me ponen dibujos como el de arriba con bolas como las de la sopa de niños y me dicen que diga qué número se puede leer entre ellas. El primero bien , el segundo bien, el tercero bien pero en los siguientes los números son manchas y las bolas están como derretidas en pintura. Yo me pierdo, la chica se ríe y me dice que si combino bien la ropa. Me quedo sin palabras, un tipo elegante como yo, ella se ríe más alto y me dice que ahora me va a pinchar una vena para sacarme sangre (¿roja?). Le digo que me tengo que tumbar, que si no me mareo, me tambaleo y me desmayo. Va desinflando su risa hasta que queda en sonrisa. Se lleva de mi lado un tubo que ha dejado de ser transparente y que miro de refilón sin querer. De repente me acuerdo de que a Chris Nolan, el dire de El caballero oscuro y Memento le pasa lo mismo que a mí. Que somos únicos y geniales.

Mi amigo Bluto

Mi amigo Bluto

Me encargo leerme para dedicarle luego unas líneas (¿rayas?) un libro escrito hace veinticinco años por el tipo que destapó el Watergate sobre la autodestructiva figura de John Belushi. A medida que lo leo, y con de momento y por suerte algunas diferencias, no puedo evitar acordarme de un colega con hábitos y personalidad parecidos. Salió un día y aún le estamos esperando...

Canciones sobre Ex´s (vol 2)

Canciones sobre Ex´s (vol 2)

Para ser un Dios no lo llevas bien
Para ser feliz vives pálida
Lo que tú quieres ya no lo hay

Ahora sé que hoy te volvió a pasar
Soñaste con pájaros
y los dejaste escapar

Y no será
Que lo que echas de menos
No volverá
Son los buenos tiempos

Para ser un Dios
Tienes que aprender a quedarte con lo básico
Ser más práctica y menos Dios

Para ser feliz no lo llevas bien
Yo veo una tipa gris
Que se cansó de recordar

Y no será
Que lo que echas de menos
No volverá
Son los buenos tiempos

Radical

Radical

En medio de una encendida aunque cordial discusión laboral, uno de mis muchos superiores se planta, me observa, reflexiona y espeta:

"Tú y tu puta sinceridad, McK".

No me sentó mal, la verdad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Canciones sobre Ex´s (vol 1)

Canciones sobre Ex´s (vol 1)

Oh, qué divertido es verte después de tanto tiempo, amiga.
Por la manera en que me miras entiendo
Que no estás sorprendida.

He oído que dejaste que ese pequeño amigo mío
Te quitara tu vestido de fiesta.
No me voy a poner demasiado sentimental,
Como esos plastas,
Porque no sé si estás con alguien,
Sólo sé que no estás conmigo.

X, ya sé que este mundo te mata.
Oh, X, mis intenciones son sinceras.

Bueno, veo que ahora tienes marido.
¿Plantó tus bonitos dedos
en la tarta de boda?
Solías agarrarle fuerte con la mano.
Él sí que agarró todo lo que pudo.
A veces me gustaría hacer que dejaras de hablar,
Cuando escucho las tonterías que dices.
Supongo que alguien mejor consiguió encender tus luces,
Porque no puedo aguantar verte de esta manera.

X, ya sé que este mundo te mata.
Oh, X, mis intenciones son sinceras.

¿Cómo se hace, amigos?

¿Cómo se hace, amigos?

¿Cómo se hace para hacer bien una cosa en la que realmente no crees? ¿cómo se hace para hacer bien una cosa que tú mismo crees que no se debería hacer? ¿cómo se hace para dar por terminado un trabajo cuyo resultado nunca es plenamente satisfactorio? ¿cómo se hace para no hacer aún más fallida una obra fallida de un tipo al que admiras locamente desde hace veinte años? ¿cómo se hace para hacer que no te afecte este dilema y puedas seguir haciendo el boca a boca a todo este tinglado y evitar que se nos muera entre las manos? ¿Cómo se hace, amigos?

Homo No Promo

Homo No Promo

Otra. Una señor bajito en el supermercado increpando a una de las trabajadoras.

- Hola. Mire, señorita, es que yo quiero saber cuanto valen estas galletas.
- No, es que estas galletas no tienen precio. Se regalan comprando esa tableta de chocolate.
- Ya, pero es que yo no quiero el chocolate. Quiero las galletas solamente. ¿Cuánto valen?
- Que no, que le digo que no tienen precio. No se pueden comprar solas.
- Es que el chocolate negro ese no me gusta.
- Bueno, pues... cómprelo, se lo da a su mujer y usted se come las galletas.
- No tengo mujer.
- Bueno, oiga...cuesta un euro. Mírelo como si fuera al revés. Como si pagara las galletas y le regalaran el chocolate.
- Es que no es así y no me gusta ese chocolate.
- Pues lo siento pero no le puedo ayudar.
- Gracias. Adiós.
- Adiós...

No More Chico Encantador

No More Chico Encantador

- Ya ni me miras, ni me saludas como antes, pasas al lado y es como si yo fuera una farola.
- ¿Una farola? No, una farola no.
- ¿Qué pasa? ¿te caigo mal? –dice mientras juguetonamente intenta darme una patada en el culo.
- Noo... (esquivando)...estoy aquí... liao...
- Ya...”liao”... Es que vas por ahí... sin hacerme caso...
- Ya...
- Hale, pues nada, soso. Adiós.
- Adiós, bonita.


Extracto de una conversación entre chica y chico en recinto cerrado. Los tiempos cambian, y cambian, y cambian...

No es Madrid, es Ancha.

No es Madrid, es Ancha.

Estos carteles a lo largo y ancho de mi barrio engañaron en un principio a este humilde miope. Poco tardé en comprobar que no se trataba del anuncio de ningún ciclo de cine de los 50 sino de la loca ironía reivindicativa de unos chavales a los que, vaya por Dios, tampoco les gusta nuestra España de las Autonomías.

Contemplando el diseño que eligen para ilustrar su original manera de ver nuestra región, uno no puede dejar de señalar un puñadito de apreciaciones. Si alguno de los miembros de esta colorida plataforma lee estas líneas no dude en contestar con sus impresiones, por favor.

1º. Se encabeza el cartel con ¡No es una película!, confesando así, de momento, su ingeniosa y frugal intención marketiniana. Lo siguiente se habrá maquinado desde su departamento de Ideas: “Ponemos un monstruo así gordo con una chati, captamos inteligentemente la atención del viandante y ajajá!, cuando se para a leer hipnotizado debemos dejarle claro que ¡No es una película!, que es una cosa social que le interesa realmente. Como madrileño y como Ciudadano del Mundo”. Debemos aceptar que, pese a su simpleza, el planteamiento es eficaz.

2º. Seguimos nuestro análisis descendente y encontramos un cuadrado que reza Real Solidario Revolucionario. Este segundo segmento publicitario nos gusta menos, pues si la palabra Madrid ya tiene un fuerte componente futbolístico, no digamos si se acompaña de Real y Castilla. Suponemos que el nombre del filial del club blanco también será un poderoso activo a la hora de presionar para conseguir tan loables fines políticos.

3º. No nos parece elegante utilizar la imagen alterada de una de las criaturas más poéticas del cine fantástico para estas cosas. Sin embargo, y como indicamos en el punto 1º, entendemos que se caiga rendido a su potente capacidad seductora.

4º. Considerando como simpático lo de Rondacañas como actividad indispensable dentro de esas jornadas por la verdad de la región, atacaremos al fin al clarísimo título elegido para esta noble lucha. Y lo sentimos pero nos parece erróneo, ya que viene a contrarrestar lo verdaderamente indiscutible de una tierra: sus condicionantes geográficos y sus expresiones populares. Y ambos factores señalan que Castilla es Ancha, de toda la vida. Y viceversa.

Fuera de foco

Fuera de foco

Les parecerá mentira pero eso de que la Historia se repite es un tópico acertado muchas veces. Estoy escribiendo en balde, así que tiene ustedes dos opciones: seguir leyendo generosamente o copiar/pegar en su navegador el siguiente y bonito texto: http://fuckdorsal.blogia.com/2005/033101-glass-glass-glasses.php . Este se corresponde con un suceso que tuvo lugar hace más de cuatro años y que tuve a mal contárselo aquí.

Pues resulta que hace unos días volvió a ocurrir lo mismo y casi exactamente igual. Mismo lugar, misma intención óptica, mismo cegato gruñón (esta vez sin compañía), pero diferente señorita. La actual menos feota, con mejor gusto en las monturas y más carga seductora comercial... sin éxito. Me fui sin gafas, o “gafa”, como ellos las llaman. Las siguen llamando.

El caso es que...bah!!!! Es inútil y redundante!!! Mejor cojan el enlace de arriba, contemplen la prosa de moda hace casi un lustro y de paso lean lo jóvenes que ustedes eran. Algunos siguen generosamente por aquí. La Historia se repite: sigo siendo un vago.

Cercanías con repelús

Cercanías con repelús

En una demostración sobre cine en 3D me proyectan un tema de la película/concierto que con esas características presentó la parafernálica banda irlandesa U2. Fue alucinante. En un momento, y mientras sonaba Sunday Bloody Sunday, el ínclito Bono se acercó hasta estar a menos de un metro de mí. Ahí estaba, le podía ver hasta los poros del careto, cantándome y gritandome cosas de esas de la paz y las religiones que normalmente dice el tipo, así como grimosillo. Llevaba una cinta en el pelo a lo Karate Kid y no podéis imaginar las ganas que me entraron de quitársela de una colleja. Enormes. No lo hice virtualmente.  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Spanish Gigoló 2

Spanish Gigoló 2

Tengo un encuentro casual e inédito con una chica mona. Extrañamente, me mira como golosona, según los códigos de mis ojos miopes. Me vengo arriba. Mientras la contemplo simpática se anima y me dice y le contesto:

- (pizpireta) El otro día vi una peli...

- (sobreinteresado)¿Sí?

- (recordando) ...se llamaba no sé qué de una mente peligrosa, y te pareces a un actor que sale...

- (insensato) ¿George Clooney?

- (alucinando) Noooo!!! ...el otro...

- (tragándome la tierra) Aaaah...

- (asombrada) Claaro...

Sonríe maliciosamente. Alguien le avisa y se va.

El Macho Fluorescente

El Macho Fluorescente

O es porque han decidido quitarlas con muy mala leche, o es porque se han roto y pasan de reponerlas. El caso es que en los extremos de muchos de los vagones de la línea 1 de Metro de Madrid (la azul clarito) ya no hay barra horizontal de extremo a extremo de su techo para que los usuarios sujeten los bamboleos del trayecto. Esto obliga a los viajantes en horas punta a hacer equilibrios surfistas, a arrimar las cebolletas sin baja intención o, a los más altos y afortunados, a apoyarse en el mismo techo y alrededores.

Esto hice yo, mientras tensaba la palma de mi mano contra un lateral alto y mostraba, sonrisa en ristre, a las señoritas usuarias mi habilidad sensual. Una que se vio eclipsada de golpe cuando en la estación amarilla (también clarito) de Menéndez Pelayo entró un tipo súbitamente mejor.

Como sabrán, el techo de estos vagones se estructura en una suerte de jaulas tras las que se esconden los fluorescentes que iluminan la estancia entre estaciones. El elemento entrante era, indudablemente, un ser de corte del este de Europa (en adelante Macho): pelo corto y algo blanquecino por el temple, ojos claros, pómulos enrojecidos por el licor y manos grandes. Al contemplar la situación antes denunciada y frente al bamboleo del arranque del vehículo, Macho decidió elevar su zarpa y, al no encontrar cobijo civilizado para ella, no dudó en introducirla fácilmente entre los barrotes para asirse. Fue el último segundo en el que mi grácil figura mantuvo algo de atención de las damas subterráneas.

Macho se hizo con sus ojos pues, sin inmutarse, se agarraba tras los barrotes marrones... al fluorescente ardiente y... lo apagaba al separarlo de su conexión. Así dejaba a oscuras esa parte del vagón y en misterioso contraluz su rotunda figura. A su antojo, separaba sus big dedos y volvía a hacer la luz, revelándose de nuevo ante las nenas y sus separadores de libros.

Mi parada llegó pronto y mientras me apeaba derrotado e invisible, contemplé cómo el vagón seguía su camino, luz on, luz off.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres