Blogia
el factor dorsal

Agua y aceite

Agua y aceite

Dos esencias que no se pueden unir, dos pensamientos (únicos) sin posibilidad de combinación, dos estilos radicalmente diferentes, tan parecidos como un equipo de Guardiola y otro de Clemente. Hasta ahí todo bien, o todo mal aunque habitual.

La desventura se desata cuando, por motivos siderales, galácticos, cósmicos, se apuesta por relacionar ambas posturas en un cóctel calentito. Y lo que es peor, se le pide al agua que le dé  “paz, amor y comprensión” al aceite. Es entonces cuando el agua se hace no potable, con gas y antimineral.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

20 comentarios

Anónimo -

Chin Pom!

Anita -

Hola!
Espero estar a tiempo de dejarle mi mail por si le apetece enviarme algo...
Ya veo que sigue sin animarse a escribir por aquí. Un abrazo!

quint -

Usté lo ha dicho, elJacin. El dinero es la cuestión. Si quieren leer escritos vendidos se pasen por el sitio de los cines. No es lo mismo pero menos da una piedra... Agradezco su interés genital. Suyo siempre.

eLJacin -

Yo si quiero... poesías digo. Para ser feliz a ser posible y nada verde o picantón que hasta hace un rato era yo un hombre u hombrecito... ¿Para cuándo un nuevo texto? ¿acaso no le pagan lo suficiente?

Anita -

uff, poesias personalizadas, no, no, no pido tanto, con leerle me valia, gracias de todas formas por el detalle.

quint -

Mándeme una dirección y yo le escribo poesías personalizadas. ¿Es usted una mujer, verdad? Por el estilo y eso...

Anita -

Vigilas?? ¿Estás escondido? Y para cuando podremos leerte???

quint -

Shhhs, Anita... Sólo vigilo...

Anita -

Eoooooo!!! no hay nadie por aquí????

Anónimo -

mentira

Olid -

Jajajaja!!! Entonces ¿por qué se le ve más a la bobina que a ustéd?

quint -

¿nunca?

Anónimo -

Y nunca más se volvieron a mirar

quint -

Las estrellas semos asin, Olid. Te firmo una si quieres. Ah, debe saber que me negaba y que le propuse a usted como objeto de la entrevista. Me dijeron que una foto mía era potencialmente más atractiva para el público fémino.

Olid -

Que graciosas algunas cosas que se encuentra uno ojeando las revistas gratuítas de los cines... Jejejeje!

quint -

Hola, ruina!

Zlicia: Wow, aplaque su ira con algún manual de su clínica verde!! o mejor no... las mesas se cambian. Desahogo sí!!!

zlicia -

¿nunca habéis sentido la necesidad (no satisfecha, claro) de coger la cabeza de alguien y golpearla repetidamente contra una mesa???... pués eso, amor y cariño...

La-Ruina -

¡Hola, Quint!

quint -

ah, entonces vale...

Anónimo -

La razón de ello se encuentra en lo más íntimo de su ser, en su propia naturaleza. Cada molécula de agua está compuesta por tres átomos: dos de hidrógeno y uno de oxígeno (H2O). La atracción que experimentan entre sí, la fuerza de cohesión que las mantiene unidas, es muy especial: deriva de la polaridad que caracteriza a las moléculas, como si de un montón de minúsculos imanes se tratase, con sus polos negativos y sus polos positivos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres