Blogia
el factor dorsal

Eres un calavera, macho.

Eres un calavera, macho.

Puede que las circunstancias lo sean todo. O puede que las circunstancias lo fueran todo, pero en estos días de fricalor los aromas se mezclan y uno no se ubica. No se ubica porque no sabe si encogerse para esperar el golpe duro y seco llegando de frente con la calavera sonriendo a escasos centímetros de tu cara, o si coger un cojín y sentarse despacito, acomodarse las lumbares y encenderse un cigarrito aguardando lo que tenga que llegar con una sonrisa menos huesuda que la del chanchullo en sí. Entonces la calavera quizás, y sólo quizás, asustada por nuestra convencida ironía, regrese por donde ha venido y no aparezca nunca más. Esto es mucho pedir, claro.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Anónimo -

estoy deseando leerlo!

quint -

No es alegre? Vaya... pues el próximo va a ser la alegría de la fiesta! por mis cojones!!!

Anónimo -

me alegra volver a leerte, aunque lo que leo no es muy alegre... cuidate
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres