Blogia
el factor dorsal

El hijo bastardo de Odín

El hijo bastardo de Odín Hoy desperté temprano a la mañana y pensé: "Me gusta, me asusta...un poco". Ese ruido, ese aviso de relámpago...
Ya la tarde venía oscureciendo, las nubes grises y las gotitas por los suelos. La tormenta llegaba y yo me esperaba lo peor pero no sabía si mis acompañantes iban a ser capaces de sufrirlo, de estremecerse como yo. Ya les dije que vinieran con los bolsillos llenos de piedras pero ratos antes me aventuraba a dudar de mi afecto hacia ellos: si les aprecio, ¿por qué les hago pasar por esta prueba?, ¿aguantarán el chaparrón?, ¿escaparán despavoridos con los oídos escupiendo sangre?.
Sí. Ayer volví a encontrarme con El Trueno. Un rato antes y a modo de paraguas los nuevos cómplices de El Trueno aparecieron ante nosotros. Encabezados por el empleado 56Ñ de la sucursal número 1029 del Santander Central Hispano M. Etta (nice suite!!), estos compinches fueron conscientes del calibre de lo que allí iba a acontecer y optaron por no retar a El Trueno: de sus bocas no salió una palabra. El señor Etta estuvo estupendo: se limitó, básicamente, a soplar cosas y quitarnos el miedo del cuerpo. Un rayo de sol hasta que vió que el cielo se encapotaba. Etta fue sensato, hizo mutis y dejó el espacio libre. Y apareció lo que me esperaba. Y separó los labios y se abrieron los cielos. Nuestra atmósfera particular se llenó de coñá, de juanolas rechupeteadas, de compresas usadas y de champán con flores. Mientras nos agarrábamos donde podíamos aquel torbellino subió de tono y trajo hasta nosotros a una Chavela Vargas desconocida (iba muy despeinada la pobre), a la rana Gustavo y al viejo An-tonio, este último de muy lejos. Ya no había solución, por mucho que nos amarraramos como Ulises, ese sonar se nos había llevado.
Sí. Ayer volví a encontrarme con El Trueno. Y trajo tormentas y vórtices de transformación espacio-temporales. El Trueno es así.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

15 comentarios

Anónimo -

las pequeñas braguitas están empapadas de saliva suave y se mezclan con miel caliente.
Con la lengua repasas los contornos del encaje, siento mordiscos diminutos.
Ahora vendas mis ojos..

Anónimo -

entonces la continuación es

..bésame por encima del encaje, besos pequeños y saliva caliente deslizándose hasta el interior
salvajes besos

big boiled -

Mucho, mucho...

Anónimo -

por cierto, espero que mi estilo le guste

Exo -

;-)
MAS QUE ANONIMO, INSOMNIMO

big boiled -

Ya, ya...anónimo. Si es que tiene usted un estilo propio ya...

Anónimo -

medio adormilada sentía el pecho pesado y caliente e imaginé que llevaba un sostén también de encaje, a juego con las delicadas braguitas que me había puesto para que bailase.
b. me está mirando.
le ofrezco el pecho, redondo, caliente, para que lo muerda levemente y me haga sentir un placer casi tan intenso como el orgasmo

Exo -

Escríbanos algo, sr B. y anímese que ya le han quitado los anuncios de sillas de ruedas al factor dorsal.
Un besito

Exo -

SIGNIFICA QUE BLOGIA ESTA GANANDO PASTA A TU COSTA.

big boiled -

Pero qué cojones son los anuncios estos???!!!!

Exo -

QUE BIEN PARA VD, SR OVERFRIED, AUNQUE VAN DIRIGIDAS AL SR.B.

overbooking -

Oye, Exo, tía...no sé como decirte...que...que yo me toco con tus cartas.
Ya está ya lo he dicho.

big boiled -

Sin miedo y sin temores, señores. Esto es champán y aquello flores.

overbooking -

Haz que gane el bueno.

Exo -

MUY POETICO, MR B.
LO MEJOR ES QUE DEL CIELO CAIGA CHAMPAN, CON O SIN FLORES.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres